TWD: 1X06 TS-19

Lo primero y antes de la intro, la escena que todos esperamos cuando Shane va a buscar a Rick al hospital. No os cuento nada… pero he de admitir que después de ver la escena, mi odio hacia la “WALKING BITCH” es mucho mayor, y el pobre Shane queda como el enamoradizo estúpido. Además una pregunta que no paro de hacerme ¿quien carajos son esos soldados con mascarillas dando tiro a diestro y siniestro, sanos o no?… ¿será una errata?

Después de esa intro que me encanta;  los “supervivientes” llegan al centro de investigación militar, y los reciben con una luz cegadora y con las esperanzas puestas en el nuevo lugar (cuando ves todo el capítulo piensas ¿para que tanta luz?, mejor AHORRAR QUE ESTAMOS EN TIEMPO DE CRISIS… jajaja).

En los primeros momentos nuestros personajes favoritos tendrán un regreso fugaz a la vida “civilizada”, donde una ducha de agua caliente, una botella de vino o unos huevos… son el mayor placer orgásmico vivido en meses. El caso es que llegan allí, y encuentran al Dr. Pelmazo (más conocido como Dr. Jenner). Este personaje hace de anfitrión y les muestra un powerpoint a lo “modernillo” donde explica la estudios realizados a su mujer después de que fuese mordida. En este punto todo el mundo piensa ¡Por fin información!… pero nos equivocamos, no hay más por el momento.

 

Avanza la historia, y en la pared aparece un cronómetro que está en cuenta regresiva (al más puro estilo Lost). Y todos sabemos que las cuentas hacia atrás… no traen nada bueno. Y ahí está él, el Dr. Pelmazo, que no da ningun tipo de dato, pero jode la marrana que no veas. Como viene siendo habitual, nuestro grupo de valientes vuelven a estar en una situación límite.

En esa escena, en esa sala de blanco inmaculado, llena de ordenadores, tendrá lugar el mejor momento de toda la temporada sin lugar a dudas. Una serie de conversaciones, sobre la finitud del tiempo: “Siempre pensamos que habrá más tiempo, pero  se agota”. Vivir y morir no deja más que ser una elección propia y estos personajes lo hacen a las mil maravillas, eligiendo “una nueva oportunidad” que deberán aprovechar. Por otro lado, en este momento es cuando nos damos cuenta,  que la unica fuerza que les queda es encontrar un sentido a la vida.

El capítulo final es claro: cuando el tiempo se agota y las esperanzas parecen desaparecer, los humanos tenemos la posibilidad de elegir: extinguirnos o vivir, aceptando las adversidades y enfrentándolas. Y esa decisión depende del sentido que le demos a nuestra vida. Este capítulo final propone que lo único que motoriza ese sentido es el amor, los afectos en todas sus expresiones. Nosotros debemos encontrar ese motivo y “semantizar” nuestra vida. La vida es una oportunidad y podemos intervenir sobre ella, encontrando un motivo válido contra todo vacío existencial. Y en este momento una sonrisa se ha dibujado en mi cara… porque nos espera una segunda temporada de VÉRTIGO!!!!!


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: