3-02-2010. Gracias por ser piezas de mi puzzle

Vengo con un poquito de retraso casi una semana… jajaja. Lo importante es hacer un balance general y observar que es positivo. Al fin y al cabo, un cumpleaños no es más que eso, una fecha señalada en tu mente… Ese día tu eres el protagonista haces planes, la gente se acuerda de ti (hasta tus ex, o gente que hace millones de años que no hablas), te regalan cosas… vamos que si por mi fuera, cambiaba el cuento de Alicia en el Pais de las Maravillas y hacía un cumpleaños eterno durante los 365 dias del año.

Pero este año es diferente, los dos patitos dan para reflexionar sobre ciertas cosas. No sólo de felicidad efímera se vive; ya que igual que llega, se va. En estos 22 añazos te das cuenta que la vida se basa en “pequeños detalles”. Muchas veces nos preocupamos por algo que no merece la pena, lloramos hasta quedar deshidratados por dentro y discutimos con gente que, si no fuera por ella, la vida no tendría sentido. ¿Con que fin? Con ninguno.

Un “gracias”, un besito, una mirada, una sonrisa complice, un sms a altisimas horas de la madrugada, un gesto determinado o un simple silencio son suficientes para ser feliz… muy feliz!!!!!  Pero por
desgracia, no logramos ver la belleza de esos pequeños detalles.

Por
eso, “cumplir años” no significa tener más edad; significa que estás cargando con un saco que portas durante toda tu vida; un saco mojado, rasgado e incluso roto por ciertas costuras, en donde guardas esos pequeños detalles, amigos, familiares, compañeros de trabajo, de noticias…  Un saco que al
paso de los años se queda obsoleto y pasado de moda, pero que es muy
valioso por su contenido.

En fin, que llegado a esta fecha
señalada, siempre me da por pensar en esas cosas que me hacen crecer
verdaderamente como persona. La edad no podemos modificarla; pero lo demás, sí. He crecido, en
estos 22 años, y especialmente en estos 3 últimos años, con gente que
realmente me aprecia, me soporta, me quiere y, al fin y al cabo, me
respeta. También con situaciones que te demuestran que la vida vale
realmente la pena sólo por poder vivirlos (buenas noticias, alegrías y
risas), dejando a un lado las desgracias, las traiciones y los malos
rollos.

GRACIAS a todos, de verdad, por ser piezas de mi pequeño puzzle.

Os dejo una de esas canciones que forman parte de mí, siempre y cuando no la vea actuar… jajaja… Juanchi siiiii, es modernilla… pero sabes como soy